Bienal de Danza de la Región de Valparaíso completa selección de obras para su primera versión

La Primera Bienal de Danza Moderna y Contemporánea de la Región de Valparaíso, programada entre el 20 y el 28 de abril en el Parque Cultural porteño, seleccionó siete obras de compañías locales que postularon a la convocatoria abierta, las cuales se suman a igual número de piezas de compañías invitadas a este evento,  principal hito del proyecto Territorios en Movimiento, a cargo de escenalborde y que cuenta con el financiamiento del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio a través de su Programa de Apoyo a Organizaciones Culturales Colaboradoras. 

Las obras y sus respectivas compañías, colectivos y creadoras y creadores son: “Vicha, la máquina sensible” (Pita Torres); “Tibia” (Cristian Reyes); “Basic-Extracto” (Compañía Creadanza); “135 mujeres” (Colectivo Escénico Agua-Cero); “Insania” (Proyecto Insania); “Roca en movimiento” (Maura Verdejo) y “Frágil-Cartón” (Constelaciones Migrantes, Núcleo Valparaíso). En tanto, las piezas de agrupaciones invitadas son “Latencia” (Compañía Hilo Rojo); “Lapsus (Compañía LIMO), “¿Sostener?” (Compañía Espacios Quiméricos), “Nylon” (Compañía Movimiento Continuo), “Cordillera (Proyecto Cordillera/Laura Corona); “Ecdisis, Acción #25 para mudar la piel” (Compañía Mundo Moebio), y “Limites difusos” (La Ortopedia Artes Escénicas).

La selección, con un total de 14 de obras y 62 participantes, busca dar cuenta de un universo amplio y representativo de creaciones regionales. Iván Sánchez, codirector de escenalborde, destaca que “estamos muy contentos con el resultado de las postulaciones recibidas, la selección realizada y la diversidad de las propuestas que serán parte de la programación, que habla de la amplitud de posibilidades que puede abordar el cuerpo escénico desde el movimiento. Ojalá que el público pueda asistir a más de una función, que son gratuitas, y tener la posibilidad de ver esta diversidad creativa que está presente en la Región de Valparaíso”.

Sánchez agrega que “hay cuatro componentes que dialogarán en esta bienal. Por una parte, están las 14 funciones en sala, pero también 12 clases abiertas al público que quiera acercarse al lenguaje en movimiento, impartidas por las y los coreógrafos de las obras seleccionadas. En forma paralela se realizarán las reuniones de cultores profesionales o semiprofesionales de nuestra región con las creadoras que vienen desde la Región de Cuyo en Argentina para contarnos de sus procesos creativos, encuentros y festivales. Además, se van a realizar actividades de mediación específica con establecimientos educacionales, que van a asistir durante los días de montaje a ver los procesos de preparación de una obra, conversar con los creadores y tomar una clase de acercamiento al lenguaje del movimiento”.

En tanto, María Antonieta Carrasco, productora del evento, indica que “la Bienal de Danza Moderna y Contemporánea de Valparaíso, será una instancia de reunión, muestra y convergencia en torno al lenguaje del movimiento. Por otra parte, creo que en esta oportunidad la danza es quien nos convoca, nos insta a movernos desde lo físico, pero también desde el intercambio y comunicación entre otras disciplinas de las artes, como lo visual, escenográfico, musical y fotográfico”.

Región en Movimiento

Para Mariela Peralta, de la Compañía Creadanza, “el haber sido seleccionados para la primera Bienal de Danza moderna y contemporánea en la región es el resultado de la valoración de años incesantes y continuos de trabajo a pulso, alimentado de ganas, esfuerzo y talento, de tener fe en nuestro proyecto y de ver los resultados de un proceso que nos llevó a la formación de muchos bailarines dentro de la región, quienes han podido materializar desde sus lenguajes y pasión las coreografías y creaciones de 28 años de trayectoria.

Participar de tan importante evento nos abre las puertas a nuevas posibilidades contemplativas de la danza, así como de compartir con diferentes creadores y creadoras en una diversidad de miradas y sensibilidades de expresar nuestro arte”.

La creadora Pita Torres, quien llega la bienal porteña con la obra “Vicha, la máquina sensible”, señala que “me pone muy contenta poder participar en esta primera versión de la bienal regional para compartir una práctica que es parte de Trilogía de duelo, estrenada en el 2018 y aún sigue en la memoria para recordar, homenajear y nunca olvidar el duelo de Carolina, mi hermana.  Por otra parte, creo que esta bienal valida a las compañías de danza y a los intérpretes.  Hace visibles sus lenguajes, sus investigaciones y sus preguntas. Para mí es como una celebración que se merece esta región olvidada. Hacer un ritual para no olvidar que aquí nos movemos, que aquí trabajamos, desde lo más humano y sensible que somos, y que hay mucha danza y muchas danzas”.

Mientras que Maura Verdejo, creadora de “Roca en movimiento”, dice que “siento gratitud de ser parte de esta experiencia histórica de la danza en Valparaíso. Desde el oficio de las prácticas coreográficas contemporáneas en la región es una maravillosa oportunidad. Encontrarnos entre colegas desde el quehacer de la danza, fortalece e impulsa la creación, investigación y montajes escénicos en la disciplina, mientras que compartirlas con la comunidad es abrir el trabajo para nutrirse de la danza, un lenguaje artístico y sensible que comunica de manera extraordinaria desde una vivencia. La primera Bienal de Danza es una inspiración para co-crear está experiencia a nivel de las artes escénicas regionales, un impulso para articular la participación y coordinación en un soporte para las artes escénicas locales y nacionales, así como fortalecer el sector de la danza de manera descentralizada a nivel nacional y representativo de la diversidad entre lo contemporáneo y lo moderno, para todo público”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *