Estudiantes del colegio insular Robinson Crusoe constatan recuperación natural de la isla Santa Clara

default

Una asombrosa recuperación natural experimenta la isla Santa Clara, del archipiélago de Juan Fernández, tras la erradicación del conejo europeo en el año 2005.  Así lo pudieron constatar cinco estudiantes egresados de cuarto medio, la directora y tres docentes del colegio insular Robinson Crusoe, a través de una visita guiada por guardaparques de la Corporación Nacional Forestal (Conaf).

“Alumnos y profesores viajaron en una lancha de la Armada, junto a funcionarios de Conaf y el municipio, desde la isla Robinson Crusoe hasta Santa Clara, para observar in situ el proceso de regeneración natural de especies endémicas del archipiélago, como la col de Juan Fernández (Dendroseris litoralis)”detalló el director regional de la institución forestal, Luis Correa.

Asimismo, precisó que “nuestros guardaparques, en la isla Santa Clara, realizaron una charla sobre la flora y fauna endémica del archipiélago y el significativo daño que provocan especies exóticas invasoras, como murtas, maquis, zarzamoras, gatos, coatíes y conejos, en el territorio insular”.

Por su parte, el guardaparques y administrador del Parque Nacional Archipiélago de Juan Fernández, Guillermo Araya, manifestó que “desde el año 1936, aproximadamente, esta isla (Santa Clara) fue utilizada con fines ganaderos, con la introducción de ovejas, cabras y, posteriormente, conejos”.

Y subrayó que “el conejo generó una competencia muy alta con el resto de los mamíferos que fueron introducidos, limitando su sobrevivencia por alimentación en una superficie de 223 hectáreas. Pero, también, afectando gravemente a la vegetación endémica”.

Crear conciencia

Araya recalcó que “es importante que  estudiantes y  profesores puedan transmitir lo que vieron, que puedan crear conciencia de que nuestro territorio es frágil y muy vulnerable a la introducción de especies sin manejo ni control. Todos podemos ayudar en la restauración de los ecosistemas insulares”.

Cabe consignar que, tras la erradicación del conejo europeo, también aumentó la población de la fardela blanca (ave marina), ya que el mamífero invade las madrigueras e impide la reproducción de esta especie endémica. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *