Vecinos y vecinas se organizan para ir al rescate de ascensores de Valparaíso

Valparaíso cuenta con 17 ascensores. De ellos, sólo 5 están funcionando al día hoy, lo que se transforma en un gran problema para los habitantes de la ciudad. En especial para la personas de mayor edad y escasos recursos, ya que este medio transporte era la principal manera de acceder a sus casas en forma segura y sorteando las pendientes y escaleras de los cerros porteños.

Cesar Andrade es el presidente de la Agrupación de Usuarias y Usuarios de Ascensores de Valparaíso, la que surge el año 2018, cuando todavía se estaba llevando a cabo el proceso de recuperación de los 9 ascensores comprados por el Gobierno Regional el año 2012, con alguno retrasos puntuales: «Todos estos ascensores deberían haber estado funcionando este año, pero nos preguntábamos qué pasaría con los que no estaban en el listado: Lecheros, Las Cañas, La Cruz».

Sin embargo, de pronto el proceso de recuperación comenzó a mostrar problemas y es ahí que deciden crear la agrupación entre las organizaciones vecinales que existen en torno de los ascensores: «Nos dimos que cuenta que si nos relacionábamos con las instituciones por separado teníamos muy poco peso, por eso había que unir las fuerzas.»

¿Qué explica que de 17 ascensores estén funcionando solamente 5?

“Los 5 que están funcionando son ascensores municipales, la mayoría fueron restaurados por el Plan de Desarrollo Urbano de Valparaíso alrededor del año 2013. Los que no están funcionando ahora son los 9 que compró el gobierno el año 2012.”

“Después de un largo análisis llegamos a la conclusión que después de que se compran los ascensores, por la presión de los habitantes de Valparaíso, nunca se diseña una institución adecuada para encargarse de este proceso de restauración y recuperación de los ascensores y se le entrega a las instituciones existentes: Las compra el Gobierno Regional, el Ministerio de Transporte tiene que hacer los estudios, el MOP diseña las licitaciones y las fiscaliza, viene una empresa privada que ejecuta las obras y una vez que todo eso estuviese listo, sería el Municipio quien lo operaría.”

“Tras casi nueve años en los hechos no hay ningún ascensor funcionando. Se hicieron muchas cosas mal y por lo visto las empresas constructoras no estaban preparadas para asumir el desafío de una obra electro mecánica.”

Un drama para los vecinos

Cesar Andrade junto a Apuntes y Viajes recorrieron distintos sectores de la ciudad recopilando el testimonio de vecinos y vecinas. Todos concuerdan en que los plazos no se han cumplido y que la situación de la mayoría de los ascensores es cada vez peor.

Ida Jofré es vecina del ascensor Monjas y presidenta de la Junta de Vecinos del sector: «Este ascensor es un medio de transporte que le hace demasiada falta a los vecinos para todos aquellos que vivimos en la parte alta y que debemos bajar a pie muchas veces porque no tienen el dinero para bajar en colectivo… ¡Y después hay que subir cargado! De verdad que es muy lamentable para esa gente».

Para Jorge Monteros, presidente de la Junta de Vecinos del Cerro Mariposa, «este ascensor fue muy importante mientras estuvo en funcionamiento para nuestro sector y nuestra economía. Hace más de 15 años que el ascensor se encuentra totalmente abandonado, siendo que para todos los vecinos era de mucha utilidad».

Carolina López es vecina y dirigente del Cerro Florida: «Nosotros utilizábamos de manera diaria el ascensor como medio de transporte. Muchos vecinos han tenido que vender sus propiedades porque son mayores y no tenemos accesibilidad directa. El ascensor es primordial para nuestro quehacer diario. Nosotros estamos cerca del Plan y a una gran distancia de Avenida Alemania, por lo que no tenemos locomoción colectiva».

Los ascensores Monjas, Mariposas y Florida son parte del conjunto de 9 ascensores comprados por el Gobierno Regional hace 9 años atrás y que se encuentran cerrados al día de hoy. Los otros funiculares que son parte de este lento proceso de restauración y recuperación son el Cordillera, Concepción, Espíritu Santo, Artillería, Villaseca y Larraín.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *