Las nuevas variantes de la covid-19 sortean la inmunidad de los ya infectados

La expansión fuera de control de la pandemia está facilitando la aparición de nuevas variantes del coronavirus que escapan parcialmente de las defensas humanas. Ya son cinco las vacunas que parecen ser menos eficaces frente a la variante del virus detectada por primera vez en Sudáfrica y presente en 40 países, incluida España, donde se han certificado seis casos. El pasado miércoles, médicos de un hospital francés comunicaron el primer caso confirmado de reinfección grave por esta variante. Las más de 100 millones de personas que ya han superado la covid y las más de 175 millones que ya se han vacunado podrían no estar totalmente protegidas frente a las nuevas versiones del coronavirus.

El caso francés es de momento anecdótico, pero inquietante. Un hombre de 58 años, asmático, pasó una covid leve en septiembre, con un poco de fiebre y dificultad para respirar. En enero, tuvo que ser ingresado e intubado por una reinfección grave con la variante sudafricana, según sus médicos, del Hospital Louis Mourier, en Colombes, muy cerca de París. Los propios doctores subrayan que apenas se han confirmado tres decenas de reinfecciones en el mundo desde el inicio de la pandemia, en su mayoría más leves que la primera infección, aunque advierten de que es una cifra “probablemente subestimada”.

“Hay pruebas convincentes de que haber pasado ya una infección con el virus original no protege de la reinfección con la variante B.1.351 [la detectada en Sudáfrica]”, alerta el médico Shabir Madhi, de la Universidad de Witwatersrand, en Johanesburgo. Madhi ha dirigido un ensayo de la vacuna de la empresa estadounidense Novavax que ha obtenido unos resultados preliminares inesperados. La mitad de los 4.400 participantes recibió inyecciones de agua salina, para comparar. Unos 700 ya habían superado la covid hace meses, antes de que apareciera la nueva variante en Sudáfrica. La sorpresa ha sido que, en este grupo de control sin vacunar, las personas que nunca habían tenido covid y las que sí habían pasado la enfermedad se infectaron o reinfectaron al mismo ritmo, rozando el 4% en ambos casos. “Las infecciones previas no protegieron contra la covid producida por la variante”, afirmó Novavax el 2 de febrero. Madhi destaca que solo se observaron casos leves o moderados. “Quizá estén protegidos contra la enfermedad grave producida por la variante”, hipotetiza.

La vacuna de Novavax es una de las cinco que ha mostrado indicios de ser menos eficaz frente a la variante B.1.351. Tuvo un 89% de eficacia en un ensayo en el Reino Unido, pero apenas un 60% en Sudáfrica. La inyección de la también estadounidense Johnson & Johnson alcanzó una eficacia del 72% en EE UU, pero de solo el 57% en Sudáfrica. Y el país africano ha suspendido directamente la administración de la vacuna de Oxford y AstraZeneca tras observar una eficacia de apenas el 22% en un ensayo preliminar.

Un pequeño estudio con 20 personas publicado la semana pasada en la revista Nature sugiere que las vacunas de Pfizer y Moderna también son ligeramente menos efectivas frente a los virus con la mutación E484K, como la variante identificada en Sudáfrica y la detectada por primera vez en Brasil. “Las mutaciones del virus están reduciendo la capacidad de los anticuerpos para neutralizarlo”, advierte el biólogo argentino Rafael Casellas, coautor de la investigación.

La viróloga Theodora Hatziioannou, de la Universidad Rockefeller (EE UU), reconoce su incertidumbre. “No sabemos qué niveles de anticuerpos neutralizantes [generados tras una primera infección] se necesitan para detener la reinfección. Dado que el ritmo de disminución [de los anticuerpos con el tiempo] es extremadamente variable entre un paciente recuperado y otro, yo asumiría que el riesgo de reinfección también será variable”, argumenta. Hatziioannou, coautora del estudio publicado en Nature, insiste en que es necesario controlar la transmisión del coronavirus, sean nuevas variantes o no, y eso se consigue con las medidas de siempre, como las mascarillas y la distancia física.

“Nuestros experimentos en el laboratorio no pueden predecir qué pasará respecto a las reinfecciones”, admite el inmunólogo Michel Nussenzweig, también de la Universidad Rockefeller. El investigador, no obstante, lanza un mensaje tranquilizador: “Nuestra previsión, basada en los datos, es que las vacunas también moderarán los síntomas y los casos graves de la enfermedad producidos por las variantes, aunque esto habrá que demostrarlo. Y, lo que es más importante, las vacunas se pueden modificar rápidamente para adaptarlas de manera óptima a las variantes”. Algunas empresas, como Pfizer y Moderna, ya han anunciado que están trabajando en vacunas perfeccionadas frente a las nuevas versiones del coronavirus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *