Sudáfrica suspende la aplicación de la vacuna de AstraZeneca por baja eficacia ante la variante local de coronavirus

Sudáfrica ha detenido el despliegue previsto de la vacuna de AstraZeneca contra la covid-19 después de que un estudio mostrara que proporciona una protección mínima frente a la infección leve o moderada de la variante detectada en este país, lo que hace temer una batalla mucho más larga contra el patógeno. El ministro de Sanidad sudafricano, Zweli Mkhize, anunció la decisión en una comparecencia virtual a última hora del domingo, en la que explicó que el Gobierno esperaría al consejo de los científicos, aunque debe replantear su estrategia a contrarreloj. “Es temporal hasta que estudiemos el próximo paso”, dijo. La decisión supone un golpe no solo para este país, el más golpeado por la pandemia en África, sino que puede tener implicaciones en toda la región. Esta vacuna era la gran esperanza para el continente, ya que es más barata y fácil de almacenar y transportar que la desarrollada por Pfizer.

La decisión de no aplicar la vacuna de AstraZeneca y Oxford, la única que ha llegado de momento al país, se tomó tras conocerse los datos preliminares de un estudio desarrollado por esta universidad inglesa y la de Witwatersrand (Johannesburgo). Según ese estudio, que se publicará este lunes, pero cuyos hallazgos adelantaba el domingo el diario británico Financial Times, el fármaco ofrece solo alrededor de un 22% de eficacia contra los casos leves y moderados de la variante sudafricana. Esta se descubrió en el país en diciembre pasado, y desde entonces se volvió dominante. Es un 50% más contagiosa, según los datos recabados hasta ahora, pero no se ha manifestado más grave.

Se desconoce si la vacuna de la empresa anglo-sueca es o no efectiva para prevenir casos graves de covid-19; es decir, muertes y hospitalizaciones, ya que las personas participantes en el estudio pertenecían a grupos de bajo riesgo: 2.000 personas que eran en su mayoría adultos jóvenes y con buena salud.

“Son noticias muy decepcionantes. Lo que tengo que enfatizar es que dos tercios (de los contagios) del estudio fueron por infección suave y un tercio por enfermedad moderada. Lo que los datos no nos dicen es si protege contra la enfermedad grave”, recalcó Shabir Madhi, investigador principal del ensayo en Sudáfrica. Sin embargo, Madhi recordó la similitud de la vacuna con la producida por Johnson & Johnson, que redujo la enfermedad grave en un 89%. “Todavía hay alguna esperanza de que la vacuna de AstraZeneca funcione tan bien como la de Johnson & Johnson en un grupo de edad diferente que aborde la enfermedad grave”, dijo a la radio de la BBC.

“Este estudio confirma que el coronavirus encontrará formas de seguir propagándose en las poblaciones vacunadas, como se esperaba”, dijo Andrew Pollard, investigador jefe del ensayo de la vacuna de Oxford. La variante detectada en Sudáfrica, conocida por los científicos como 20I/501Y.V2 o B.1.351, está ya circulando en 41 países en todo el mundo.

Fuentes de la Organización Mundial de la Salud afirman que “ahora, aparentemente, la vacuna es mínimamente efectiva para prevenir una infección por covid leve o media causada por la nueva variante B.1.351 identificada primero en Sudáfrica”, informa Emilio de Benito. Pero añaden que “dada la pequeña muestra del ensayo y el perfil de bajo riesgo de los participantes, con una media de edad de 31 años, es importante determinar la eficacia de la vacuna para prevenir formar más graves de la infección. Los estudios adicionales también permitirán establecer el esquema óptimo de vacunación”.

Las noticias obligan al país austral a replantear su estrategia de vacunación, tras el optimismo que había despertado hace solo una semana la recepción del primer lote de vacunas. En concreto, se trataba de un millón de dosis de AstraZeneca, que llegaron procedentes del Serum Institute de la India y que Sudáfrica esperaba poder empezar a inyectar a los trabajadores sanitarios en los próximos días. La prioridad ahora para Pretoria será que estén disponibles cuanto antes las primeras dosis de vacunas de Johnson & Johnson y de Pfizer-BioNTech. Sudáfrica está también ya en conversaciones con otros productores de vacunas.

Hasta la fecha, Sudáfrica ha contabilizado más de 1,4 millones de casos de covid-19. Es, con mucha diferencia, el país de África más afectado por la pandemia. De ellos, 46.290 murieron. La noticia abre también interrogantes para la campaña de vacunación en otros países, especialmente en los limítrofes con Sudáfrica, ya que se enfrentarían al mismo problema con la vacuna de Oxford si la variante sudafricana se extendiera. Por su bajo coste, las mejores opciones de adquisición a través del Serum Institute indio y sus condiciones más fáciles de conservación, buena parte de las dosis que el continente se ha asegurado a través de la plataforma Covax o el mecanismo de compra conjunta de la Unión Africana proceden de AstraZeneca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *