Los actores españoles Imanol Arias y Ana Duato podrían ser condenados a 32 años de prisión

El actor español Imanol Arias y su pareja televisiva Ana Duato afrontan penas en torno a los 30 años de cárcel y multa de 16 millones de euros por delitos fiscales cometidos entre 2009 y 2015, en relación con los ingresos obtenidos de la serie «Cuéntame» de Televisión Española, que coprotagonizan desde hace casi dos décadas.

Los actores están imputados en el llamado «caso Nummaria» junto a una treintena de personas que utilizaron el mismo despacho de abogados para ocultar parte de sus ingresos a través de sociedades pantallas ocultas al fisco.

Aunque ambos actores devolvieron gran parte del dinero defraudado deberán afrontar el juicio y las multas, además de buscar un acuerdo con el Ministerio Público para evitar el ingreso a prisión, algo más difícil de evitar cuando la pena supera el umbral de los dos años.

Todas las estrellas del fútbol condenadas en los últimos años a multas o penas hasta los dos años de prisión por fraude fiscal evitaron la cárcel, entre ellos el astro argentino Lionel Messi, su compatriota Javier Mascherano, el portugués Cristiano Ronaldo y el brasileño Neymar.

Sin embargo, la reconocida cantautora Isabel Pantoja ingresó a prisión el 24 de noviembre de 2014 para cumplir una pena de dos años por blanqueo de capitales, en una decisión que se consideró ejemplificadora, debido a que el delito que se le atribuyó estaba relacionado con la corrupción de su ex marido y ex alcalde de Marbella, Julián Muñoz.

En el caso de Arias y Duato, la Abogacía del Estado, que representa a la Agencia Tributaria, reclama cuatro años de cárcel por cada uno de los siete delitos fiscales que considera que cometieron ambos actores entre los años 2009 y 2015, en relación con sus ingresos por la serie «Cuéntame» -que coprotagonizan desde 2001- y por campañas publicitarias.

La Fiscalía añade el delito de falsedad documental para Duato, además del fraude fiscal, lo que eleva la pena a 32 años, mientras pide 27 para Arias.

El principal acusado en el caso es el abogado Fernando Peña, quien afronta un pedido de casi 300 años de cárcel como «líder» de una organización criminal, al ser quien dirigía el despacho Nummaria, al que los dos actores recurrieron para crear «estructuras fiscales ilegales con el fin de ocultar su patrimonio y no declarar ante Hacienda sus ingresos».

De acuerdo con la acusación, Nummaria utilizaba sociedades en el Reino Unido que eran «entidades simuladas constituidas para fines ilícitos de todo tipo» y que estaban gestionadas por «administradores-testaferros de Costa Rica o Mauricio».


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *