Científicos españoles descubren una forma de frenar el cáncer cerebral más letal

Un equipo de investigadores acaba de encontrar una clave para frenar al cáncer en el lugar menos esperado: el cerebro devastado de personas con alzhéimer. Los investigadores han descubierto que tau, una proteína que ha pasado a ser la principal sospechosa de causar esta enfermedad neurodegenerativa, tiene un efecto protector capaz de frenar el desarrollo del cáncer cerebral, o glioma.

Los gliomas suponen solo el 2% de los tumores cerebrales, pero son responsables del 7% de todas las muertes por cáncer. Cada año en España mueren unas 3.000 personas por tumores cerebrales.

El hallazgo es importante porque puede esclarecer un proceso del que apenas se sabe nada y que determina si una persona con cáncer de cerebro sobrevivirá o no. Los gliomas tienen diferentes grados de agresividad. Hasta el grado tres los tumores avanzan lentamente, son tratables y la supervivencia es de hasta 15 años. Pero si alcanzan el grado cuatro se transforman en glioblastomas, uno de los tipos de cáncer más letales que se conocen debido a la poca efectividad de los tratamientos disponibles y que suele acabar con la vida de los pacientes en 15 meses. Aún es un misterio por qué y cómo un glioma de baja agresividad se transforma en otro de alta letalidad.

El hallazgo del equipo español apoya la tesis de que la capacidad del tumor para generar nuevos vasos sanguíneos aberrantes para obtener nutrientes es fundamental para que un glioma se haga más agresivo. Los investigadores han demostrado que la proteína tau está presente en los gliomas menos agresivos. Cuando la cantidad de esta proteína disminuye, los tumores tienden a lanzar más vasos sanguíneos y volverse más agresivos. “Hasta ahora la tau era el malo de la película en neurodegeneración, el asunto es que aquí es el bueno, y es sorprendente, porque vemos que esta proteína se expresa en las células de glía [el sistema inmune del cerebro], mientras que en el alzhéimer solo la vemos expresada en las neuronas, a las que acaba matando”, explica Jesús Ávila, investigador del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CBMSO-CSIC) y coautor del estudio. “En los gliomas la proteína tau tiene un factor protector, a más proteína, menos proliferación tumoral”, detalla.

El equipo ha usado muestras de cáncer cerebral de 180 pacientes de los hospitales 12 de Octubre, Gregorio Marañón y Ramón y Cajal, en Madrid, y la Fe, en Valencia. También ha corroborado el hallazgo con muestras de otros 700 pacientes de una cohorte recopilada por la Universidad de California. En un experimento con células de pacientes con glioma y con ratones que sufren esos tumores, los investigadores han descubierto que un fármaco derivado del taxol ya estudiado para otros usos oncológicos es capaz de imitar el papel protector de la tau, frenar el avance de los gliomas y hacer los tumores más vulnerables a la quimioterapia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *