Borrell se somete al examen del Parlamento Europeo sin apenas dificultades

Guante de seda. Josep Borrell ha disfrutado de una audiencia sin aristas ni ataques virulentos ante la comisión del Parlamento Europeo encargada de verificar sus actitudes y aptitudes políticas para el cargo de alto representante de Política Exterior de la UE. Los principales grupos de la Cámara han centrado su interrogatorio en cuestiones de fondo relacionadas con una cartera que el todavía ministro español en funciones de Asuntos Exteriores ha capeado con un alarde de profundo conocimiento sobre la materia. Las alusiones a casos como la sanción impuesta a Borrell por el uso bursátil de información privilegiada o alguna de sus declaraciones polémicas no han buscado desestabilizar al candidato y han sido solventadas sin mayores contratiempos.

Tres horas de Borrell en estado puro, pero con un tono llamativamente contenido. El futuro vicepresidente de la Comisión Europea y máxima autoridad de la diplomacia comunitaria ha despachado la temida audiencia ante la comisión parlamentaria de Asuntos Exteriores con una demostración de conocimiento sobre su futura cartera aderezada con ideas propias sobre la escena internacional y alguna que otra semilla posiblemente conflictiva para la relación con su futura presidenta, la alemana Ursula von der Leyen, y con los miembros del Consejo de Ministros de Exteriores de la UE.

A falta del veredicto, el ambiente de la sala ha arrojado al término de la sesión unas vibraciones de nota alta, con una gran parte de los europarlamentarios bastante favorables a uno de los candidatos a la Comisión con mayor experiencia política. «Bien hecho», ha afirmado el presidente de la comisión de Asuntos Exteriores, David McAllister (PPE) al terminar la intervención. El coordinador del grupo Popular en la comisión parlamentaria, Michael Gahler, ha señalado, sin embargo, que Borrell «en relación el asunto del uso de información privilegiada [en Abengoa], no es realmente consciente de que hizo algo malo». El candidado ha insistido durante la audiencia que acató la sanción de la CNMV pero jamás se aprovechó de ninguna información interna de la compañía.

Y ha recordado que solo vendió el 7% de su cartera y perdió el 93% restante, con un detrimento de 300.000 euros. «Alguien que hace eso, o no tiene información o es estúpido», ha añadido.

Los grupos parlamentarios decidirán, en cualquier caso, este martes a las 10.00 su veredicto. Los diputados también tendrán que decidirse el mismo día sobre la suerte que correrá la francesa Sylvie Goulard.

Además de las respuestas cargadas de datos y detalles históricos, Borrell se ha permitido lanzar ideas, como la de una conferencia internacional para reducir la escalada de tensión en el estrecho de Ormuz, o anunciar su primera visita oficial, con la capital de Kosovo, Prístina, como destino elegido.

BORRELL EVITA HABLAR DEL INDEPENDENTISMO CATALÁN

Josep Borrell evitó en su audiencia en el Parlamento Europeo referirse a la crisis catalana. A preguntas del diputado popular Antonio López-Istúriz, Borrell manifestó que tiene «visión política general» sobre lo que significan los «movimientos populistas en el mundo». «Estoy convencido de que buena parte de los problemas geopolíticos que tenemos tienen raíces locales alimentadas por nuevas dinámicas sociológicas».

«Pero también tengo que decirle que, como alto representante para la Política Exterior de la UE, mi tarea no será pronunciarme sobre los problemas internos de cada uno de los países», añadió. La portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Dolors Montserrat, criticó a Borrell por «perder la oportunidad de defender el Estado de derecho y la unidad de España en Europa».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *