Municipalidad de Quillota trabaja en la regularización y recuperación del tradicional Centro Turístico “El Edén”

Un ambicioso plan de desarrollo para las casi 32 hectáreas del centro turístico El Edén está diseñando la Municipalidad de Quillota, propietaria del emblemático recinto, ubicado en la apacible localidad rural de Boco. El predio fue recuperado para la administración municipal en diciembre del año pasado, tras un litigio con el último arrendatario, por una deuda que aún alcanza los 161 millones de pesos por arriendos impagos y 3 millones 667 mil pesos por servicios básicos.

Unas 8 hectáreas del recinto están destinadas al tradicional centro turístico, con áreas verdes, hostería, piscinas y cabañas. La Municipalidad ha invertido en la recuperación y mantención del parque para el uso público e incluso abrió sus puertas durante el verano, para que la comunidad pudiera disfrutar del paisaje y capear el calor en las piscinas.

Actualmente la totalidad del recinto se encuentra cerrado para su mantención, así como la infraestructura mayor del lugar se encuentra suspendido, a la espera de estudios que el equipo profesional de la Municipalidad está desarrollando, en miras a dotar a El Edén de urbanización, mediante un importante proyecto, que espera beneficiar también a los vecinos de Boco, que residen en los alrededores del predio.

Según detalló el alcalde (s) Óscar Calderón Sánchez, “lo que estamos haciendo en particular es prepararnos para -con diseños de ingeniería y levantamientos de carácter topográfico- poder implementar los sistemas de alcantarillado y tratamiento de aguas servidas, que es uno de los requerimientos que se nos ha hecho, una vez que nosotros hemos recibido El Edén nuevamente bajo la administración municipal. No solo pensando en el Centro Turístico El Edén. Como Municipalidad estamos pensando en el sector, en donde están poblaciones instaladas que también necesitan de servicios de eliminación de aguas servidas y por lo tanto, estamos pensando en el concepto de plantas de tratamiento. Hay situaciones que tenemos que coordinar también con los servicios de agua potable rural que se entregan. Esta es una etapa bastante técnica”, aseguró.

Tres grandes ejes

En paralelo a este proceso, la Municipalidad también ha definido tres grandes ejes de trabajo para la utilización futura del recinto, con dos niveles de explotación turística y la posibilidad de levantar el Centro Mundial de Desarrollo Humano y Felicidad anunciado por el alcalde Luis Mella en los terrenos que actualmente no están siendo utilizados. La idea es convocar a universidades, fundaciones y organizaciones para que se instalen y se dediquen a la investigación, formación y trabajo académico en torno a esas temáticas.

El alcalde subrogante comentó que “estas tres áreas pretenden, en forma concatenada una con otra, entregar un servicio hacia la comunidad quillotana, pero también hacia nivel provincial, donde se genere un servicio de áreas verdes, esparcimiento y recreación para las familias; los sectores de hotelería y gastronomía, que están hoy día en estudio, para ver cuál es la modalidad que la ley nos permite hacer, ya sea por la vía de una concesión o de un arrendamiento. Y con mucha fuerza, específicamente al terminar este primer semestre del año, del modelo de gestión de desarrollo humano que nos ha planteado como desafío el alcalde Mella, para instalar en el centro turístico El Edén la sede de esta instancia, que nos permita efectivamente materializar el modelo de Quillota, el poder compartirlo con instituciones y organizaciones similares que estén analizando el tema y por supuesto, generar desde aquí también política pública, bajo el contexto de la promoción del bienestar, del desarrollo humano y del concepto de la felicidad”.

Respecto a este Centro Mundial de Desarrollo Humano, Óscar Calderón recordó que ya ha habido visitas al lugar de destacados profesionales interesados en ayudar a impulsar el proyecto. Y en cuanto a la intervención general del recinto, la Municipalidad también ha sostenido reuniones para conocer otras experiencias que puedan orientar e inspirar este trabajo, ayudando a desarrollar un Plan Maestro de intervención, ojalá a corto plazo.

Dos requerimientos de la Contraloría

Tras el reciente litigio ganado por la Municipalidad de Quillota al ex arrendatario de El Edén, la Contraloría Regional emitió el Informe Final de Investigación Especial N° 326 de 2019, donde analiza la situación actual de funcionamiento del Centro Turístico El Edén y hace solo dos requerimientos a la Municipalidad, vinculados a la regularización de las instalaciones del recinto y la instrucción de un sumario para determinar por qué ese proceso no se ha completado hasta ahora.

Sin embargo, el alcalde (s) Óscar Calderón aclaró que el Municipio ya trabajaba en ese proceso antes de la llegada del informe del organismo contralor. Según detalló, “una de las medidas más importantes que nos entrega este informe de Contraloría es que mientras no se atienda el problema de alcantarillado en el Centro Turístico El Edén es imposible que podamos hacer los funcionamientos de las distintas actividades que al interior se puedan desarrollar. Hablo de eventos, de gastronomía, de hotelería, etcétera. Y desde esa perspectiva, lo que estamos haciendo es precisamente dar muestras concretas de que antes de que nos llegara el informe ya estábamos trabajando en esto y es lo que informaremos también a la Contraloría. La solicitud puntual en este informe dice ‘regularizar la situación descrita’ y es el tema del alcantarillado, para poder tramitar los permisos de las otras actividades comerciales y en eso estamos a full. Y la segunda observación, porque solo tiene dos, es que se debe hacer una investigación al interior del Municipio para evaluar y diagnosticar por qué no se tomaron esas medidas anteriormente”.

Cabe recordar que, siendo propiedad de la Municipalidad de Quillota, el Centro Turístico El Edén fue entregado inicialmente en una concesión a privados, que después fue traspasada y que terminó en un arrendamiento, todo regulado mediante los correspondientes contratos. De hecho, el último contrato de arrendamiento incluía una cláusula que establece que algunas de las observaciones técnicas que la Contraloría hace hoy a la Municipalidad debieron haber sido zanjadas por el entonces arrendatario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *