España no logra cerrar la brecha entre comunidades ricas y pobres

La tabla de datos que la semana pasada publicó el Instituto Nacional de Estadística ofrece un minitratado de la historia de España de las dos últimas décadas. Y en este documento se encuentran narraciones para todos los gustos. Al igual que Canarias, otras seis comunidades o ciudades autónomas que estaban por debajo de la media han perdido puestos. Pero también hay casos de autonomías pobres que han ascendido, como Galicia. Zonas ricas que han subido, como País Vasco. Y otras ricas que han caído, como Baleares.

“El problema fundamental es que ya se partía de una brecha inicial. Y si España crece como un conjunto, en el que tiran todas sus comunidades, es difícil reducir ese gap”, explica Santiago Carbó, catedrático de Economía del Colegio Universitario de Estudios Financieros (Cunef). Un ejemplo de ello es Andalucía. Su PIB per capita ha pasado de 11.823 euros en 2000 a 19.132 en 2018, es decir, subió el 62%. Pero su peso sobre el total prácticamente no se ha movido, al pasar del 74,2% al 74%, alejándose tan solo por milímetros de la media del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *