Rapa Nui se alza contra Camilo Rapu

El malestar contra el depuesto ex presidente de la Comunidad Indígena Ma’u Henua (MH) Camilo Rapu Riroroko, por su negativa a traspasar el mando a la nueva directiva encabezada por Nancy Rivera, ha derivado en crecientes protestas que están alcanzando su clímax con la toma indefinida de la Plaza de la Gobernación, en Hanga Roa.

Ma’u Henua administra desde octubre de 2016 el Parque Nacional Rapa Nui (PNRN) en representación del Pueblo Rapa Nui. Fruto de la poca transparencia y el mal manejo de los recursos Rapu fue destituido en Asamblea Extraordinaria de Socios de 30 de diciembre. Rivera fue elegida en su remplazo el 12 de marzo siendo reconocida por la Conadi el 5 de abril.

En rechazo al proceder de Rapu, este viernes 26 de abril cientos de personas se manifestaron en el centro de Hanga Roa. Los manifestantes se congregaron desde mediodía en la boletería de Ma’u Henua, ubicada en un predio propiedad de Camilo Rapu, en la céntrica calle Atamu Tekena.

Allí comenzaron una caminata en la que entonaron canciones ancestrales, mientras muchos gritaban: “¡Camilo fuera!”. Los protestantes desplegaron decenas de lienzos y pancartas en que se exponían las quejas contra el ex líder de Ma’u Henua.

“Camilo Rapu no representa al Pueblo Rapa Nui por sus malas prácticas y poca transparencia”, decía uno de las pancartas.

“Por reconocer a la nueva directiva no se nos permite volver a nuestros puntos de trabajo”, decía otra.

A las 15 horas unos 250 manifestantes llegaron a la Gobernación con la finalidad de conversar con la gobernadora Tarita Rapu Alarcón (prima de Camilo Rapu), la que llegó 80 minutos después. Allí escuchó las exigencias de la comunidad que pedía firmeza para afrontar la obstinación con que Rapu se ha aferrado al poder.

Sin embargo, en vista que la Gobernadora se mostró dubitativa a la hora de responder si haría respetar la ley y la voluntad de su Pueblo Rapa Nui y de su Honui, la comunidad en asamblea decidió la toma de la Plaza de la Gobernación y movilizarse hasta conseguir la exclusión definitiva de Rapu de Ma’u Henua.

Dado lo extenso de la manifestación y considerada la rotación de participantes, se pueden estimar en, entre 350 y 450, los asistentes a esta protesta del viernes 26.

En la noche de aquella jornada se instaló un campamento en la referida plaza, la que se encuentra completamente “ornamentada” con telas en las que se expresa el enojo de la comunidad con Rapu Riroroko y sus prácticas abusivas.

Contexto de usurpación

La nueva directiva de Ma’u Henua —que además de Rivera, está integrada por Pedro Tuki Hotus, Germán Teao Hereveri, Joanna Paoa Teao, Rafael Jovino Tuki, Lorenzo Tepano Teao y Humberto Paté Tuki- cuenta con el apoyo del Honui, de la Subcodeipa y su presidenta Anakena Manutomatoma; y del Alcalde Petero Edmunds Paoa, además de la gran mayoría del Pueblo Rapa Nui.

La Gobernadora Rapu Alarcón emitió el 16 de abril un comunicado en que ratifica la legalidad de esta directiva y señala que “conforme a esto, es dicho directorio el único encargado de la administración del PNRN”.

Camilo Rapu salió al paso de esta determinación en carta a la Gobernadora, de 19 de abril: “el conflicto al que haces mención, es un conflicto político de la Comunidad y no de la administración del Parque Nacional”.

Precisa Rapu Riroroko: “el problema de fondo radica en que estos 300 funcionarios (…) al igual que la gran mayoría del Pueblo, se niegan a reconocer a un Directorio que fue registrado en forma arbitraria e ilegal, sin que ningún órgano jurisdiccional o administrativo pudiese realizar un pronunciamiento al respecto”.

Es decir, según su visión de los hechos: es el Pueblo Rapa Nui el que lo ha empujado a él a resistirse a acatar la legalidad. Pero los hechos para nada refrendan esta interpretación, toda vez que las mayores movilizaciones provienen de sus detractores, siendo las protestas en su apoyo ínfimas al lado de aquellas.

El martes 9 de abril si se realizó una manifestación en apoyo a Rapu. Pero a ésta —que duro sólo una hora— sólo asistieron 50 personas, aunque por los medios transmitió que habían sido 300.

Pero más importante que eso, el peso del Honui que lo enfrenta en nada es comparable al que él creó para dividir el rechazo en su contra. La densidad documental y de acciones, es la mejor prueba de ello.

El 8 de abril Camilo Rapu envió la circular Nº 1/2019, dirigida a los trabajadores de la Comunidad, en que daba instrucciones y se ratificaba a sí mismo como Presidente de Ma’u Henua hasta 2020.

Rapu ha sostenido en diversas entrevistas de prensa que la decisión de revocar su mandato obedece a una “maniobra política” en su contra impulsada por la Conadi y por el Gobierno del presidente Sebastián Piñera. Y ha sostenido, en este sentido, que “los asuntos de Rapa Nui se deben resolver en Rapa Nui”.

Con esta fundamentación desconoce la enorme movilización que condujo a su destitución. Tómese en cuenta que, en la Reunión Extraordinaria de 15 de mayo de 2018, en que se censuró al anterior Directorio, participaron 1.277 rapanui de los que votaron 1245.

En la Asamblea en que se revocó su mandato (30 de diciembre de 2018) un 94% de los 533 asistentes votaron por la censura o veto.

Camilo Rapu y quienes le acompañan, se han dedicado en las últimas semanas a organizar el cobro de la entrada al Parque. Como ya no tiene el control de las cuentas bancarias de Ma’u Henua —que están en poder de la nueva directiva— Rapu eliminó los pagos con tarjeta de crédito y cheques.

Acepta solo efectivo, el que no deposita a las cuentas de la Comunidad, desconociéndose el destino de los recursos.

El asunto del cobro de entradas se ha vuelto uno de los más tensionantes en la Isla. Como la Dirección General de Aeronáutica Civil prohibió a la “directiva” de Camilo Rapu vender entradas al Parque en el Aeropuerto Mataveri, y ya no pueden hacerlo en la boletería de Atamu Tekena, sus equipos se han movilizado en camionetas a algunas de las zonas del Parque que pueden cubrir, en las que cobran las entradas.

Honui ha pedido a Carabineros que detenga este ilícito en flagrancia, pero estos no lo hacen porque no han recibido órdenes explicitas en ese sentido de la Gobernadora Rapu.

El accionar de la directiva ilegal de Camilo Rapu ha motivado la presentación de denuncias ante la Fiscalía por concepto de “apropiación indebida de recursos” como la que hizo Nancy Rivera el 10 de abril.

En el escrito se establece que Rapu “continúa ejerciendo funciones de Presidente de la Comunidad, enviando memos, dando entrevistas, contratando y desvinculando trabajadores, y utilizando las dependencias de la comunidad, impidiendo que el nuevo directorio comience a operar como corresponde”.

Allí también se da cuenta que Rapu ordenó “retirar toda la documentación existente en dependencia de Ma’u Henua”, para posteriormente ser trasladada a la casa de la madre de Lavinia Paté Tuki, ex miembro del directorio defenestrado.

En la denuncia también se da cuenta que los dineros de la venta de entradas no están ingresando a las cuentas de esta organización. Se precisa que la encargada de recaudación Katherine Lagos Tepano —por instrucciones del jefe de administración Claudio Maure Tuki— “se ha dirigido a distintas agencias de turismo, como Mahinatur y otras, solicitando que los cheques que se encuentran a nombre de la Comunidad Indígena, sean cambiados por cheques abiertos, con el objeto de cobrarlos directamente por dinero efectivo en el banco y no ser depositados en la respectiva cuenta corriente”, como ordenan los estatutos de Ma’u Henua.

Rebasando los límites que el pudor impone, Camilo Rapu está vendiendo tickets de entrada al Parque que contienen su nombre.

Considérese que en el ejercicio de sus funciones como presidente de Ma’u Henua, Camilo Rapu se asignó funciones gerenciales que suponen un pago de 3,5 millones de pesos mensuales.

El medio Mongabay Latam publicó en febrero de este año un reportaje —no desmentido— que da cuenta que “en un año y ocho meses de administración, unos 360 millones de pesos fueron a parar a manos de los familiares directos del presidente del directorio de Ma’u Henua y sus empresas”.

Camilo Rapu está jugando todas sus fichas en el Tribunal Electoral Regional (TER) de Valparaíso. Allí obtuvo un punto a su favor el 22 de abril luego que esta Corte, determinó declarar nula la elección del 12 de marzo en que Rivera Chávez fue ungida a la cabeza de Ma’u Henua.

El señalado tribunal tomó esta determinación en una resolución con ostensibles contradicciones y omisiones —según pudimos constatar de la simple lectura del fallo resolutorio— que está siendo apelada en la Corte de Valparaíso.

Esta Corte ya rechazó —el 12 de abril— una solicitud de “no innovar” presentada por Rapu, que buscaba dejar sin efecto la decisión de la Conadi de inscribir en sus registros al nuevo directorio.

Por lo mismo, sigue vigente el directorio presidido por Nancy Rivera. Pero como hemos visto: esto no es acatado por Rapu.

En las Cortes de Justicia chilenas puede ganar cualquiera. Pero el problema que se presenta es que la actitud con que ha obrado Camilo Rapu, en torno a desconocer las determinaciones judiciales y legales cuando éstas le han sido desfavorables, lo descalifica moral y legalmente para reclamarlas como válidas si en algún momento éstas se resolviesen a su favor.

El otro problema en este conflicto dice relación con el actuar de la Gobernadora Tarita Rapu. El tema es que, si ahora que la legalidad favorece a los Honui y a la nueva directiva encabezada por Rivera, ella no ha hecho nada para asegurar el despliegue de sus potestades: ¿Con qué autoridad podrá actuar para asegurar un eventual giro en favor de Camilo Rapu —su primo— si en algún momento las cosas se revirtieran a su favor?

En entrevista con Prensa Rapa Nui el vocero de Honui, Tamaru Hucke explica que cuando el nuevo directorio fue inscrito en la Conadi, Camilo Rapu “bloqueó los puntos de Rano Raraku y Orongo, obligando a los turistas a pagar en efectivo para su ingreso”.

“Esas recaudaciones van a arcas privadas de Camilo y compañía”, afirma Huke, quien agrega que estos fondos se utilizan, entre otras cosas, “para seguir pagando sus colaboradores”.

Tamaru Huke revela que se ha denunciado en Gobernación, estas irregularidades y como delito flagrante ante Carabineros “pero no hacen nada”.

Añade a este respecto: “En las múltiples reuniones sostenidas con el Mayor de Carabineros este indica que tienen un acuerdo con la Gobernación para ‘tomar esto con calma’. Y en las múltiples reuniones con la Gobernadora, ella no entrega ninguna respuesta coherente, más allá de que ‘cantemos y bailemos todos juntos’”.

Expresión de lo anterior es que, el sábado 13 de abril la nueva directiva quiso tomar posesión del Parque haciendo ingreso al espacio multiuso y bodegas de Conaf, pero fueron impedidos por trabajadores que siguen instrucciones de Rapu Riroroko.

Para evitar que la tensión derivase en violencia, la gobernadora reunió a Camilo Rapu y a Nancy Rivera para intentar mediar una solución al impasse de Ma’u Henua. Estos acordaron abandonar el predio de Conaf por una semana, mientras se resolvía el conflicto por la titularidad del directorio.

En este periodo —según el acuerdo— las instalaciones serían custodiadas por carabineros.

Sin embargo, Camilo Rapu incumplió su compromiso: el domingo 14 cercanos suyos volvieron a dicho lugar retirando documentación y maquinarias. Carabineros en ningún momento obstaculizó este accionar. La Gobernadora tampoco instruyó nada para impedirlo.

Abusos laborales

En los últimos días medios chilenos han dado a conocer denuncias por malos tratos y abusos laborales. El jueves 25 radio Bío Bío difundió que 18 trabajadores de Ma’u Henua han acudido a la Inspección del Trabajo de Isla de Pascua “para dejar constancia de casos de amedrentamiento y malos tratos por parte del ex director de dicha comunidad Camilo Rapu”.

Allí se añade que “los funcionarios acusan que su actitud fue empeorando luego que Nancy Rivera asumiera como nueva directora de la comunidad”.

Desde entonces, al menos 30 personas han sido amenazadas con ser despedidas y dos han sido “despedidas” como ocurrió con la cajera Tahira Tuki.

Según informó Bío Bío, ella fue despedida “luego que Camilo Rapu le dijera que ya no era de su confianza por haber firmado su asistencia con Nancy Rivera”, según reportó a este medio la propia Tahira Tuki. Rapu negó las acusaciones.

Lola Tuki: “El Parque es de todos los Rapanui”

El lunes 15 de abril la activa dirigente de los Honui, Lola Tuki Paté fue agredida y su teléfono destruido por un adherente de Rapu cuando intentaba filmar lo que debía ser la asunción de funciones de la nueva directiva.

Lola Tuki había advertido hace más de un año atrás, que Camilo Rapu Riroroko estaba maltratando a los trabajadores, volviendo a las “prácticas esclavistas-empleadas por la compañía Williamson Balfour”, cuando explotó la Isla, en la primera mitad del siglo XX.

En entrevista con Prensa Rapa Nui Lola Tuki señala que la movilización actual “es una lucha del pueblo Rapa Nui contra un personaje, y su familia que lo está protegiendo”.

Remarca la entrevistada: “La Comunidad Ma’u Henua pertenece a todo el pueblo Rapa Nui, no es una comunidad privada solo del ex presidente”.

Lola Tuki asegura que la directiva de Rapu “nunca quiso hacer partícipe a Honui (consejo de clanes) como ente fiscalizador y para zafar de la obligación de rendir cuentas al Pueblo Rapa Nui de sus acciones, formó un grupito de amigos, familiares directos de él, e hizo un Honui aparte que le decía ‘sí’ a todos sus proyectos, sin estudiarlos”. Alude al comúnmente llamado Show Nui.

Tuki Paté destaca que el Parque Nacional fue entregado por la presidenta Michelle Bachelet en concesión al pueblo Rapa Nui a través de la comunidad Ma’u Henua “pero él (Rapu) dice que se ella se lo entregó a él… y no es así”.

“El pueblo Rapa Nui lo votó y le entregó a él la responsabilidad de conducir Ma’u Henua para que trabajara por el pueblo, lamentablemente lo ha hecho como si fuera una empresa de su propiedad: él es gerente, presidente, ejecutor, él es todo, él manda todo, no hay nada que se haga sin que lo autorice Camilo Rapu… y así no podemos funcionar”.

Lola Tuki expresa que “es tiempo que él se dé cuenta, dentro de su cabeza, que la comunidad indígena Ma’u Henua no es de él, no es de la familia Rapu, es de todo el pueblo Rapa Nui, de las 36 familias y clanes a los que le pertenecen los bienes y recursos de esta tierra”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *