Atentado en Sri Lanka apunta a un grupo yihadista responsable de los ataques del domingo de Resurrección

Un día después de los atentados que han dejado al menos 290 muertos y medio millar de heridos, Sri Lanka sigue en completa conmoción, bajo toque de queda, en estado de emergencia parcial y con algunas redes sociales bloqueadas. Ningún grupo se ha atribuido el baño de sangre, pero el Gobierno ha señalado a un grupo yihadista local, con conexiones internacionales, como responsable de los ataques. También ha reconocido que recibió avisos previos sobre planes de islamistas radicales para atentar en el país, algo que no impidió que se consumara la violencia.

MÁS INFORMACIÓN

“No creemos que estos ataques se hayan llevado a cabo solo por un grupo de personas de este país. Hubo una red internacional sin la cual estos atentados no se habrían producido”, aseguró este lunes el portavoz del Ejecutivo, Rajitha Senaratne, en una conferencia de prensa en la que responsabilizó al grupo National Towheeth Jama’ath de los atentados del domingo en tres iglesias y tres hoteles de lujo.

Este grupo, de nueva creación, era conocido hasta ahora por una ideología radical antibudista y haber perpetrado algunos ataques contra las estatuas de Buda repartidas por casi todo el país, en el que un 70% de los 21 millones de habitantes profesan esa religión. Pero hasta ahora nunca había atacado a personas, y mucho menos con este nivel de organización.

Ello hace pensar a las autoridades que los terroristas pudieron recibir ayuda internacional. El gobierno en Colombo pedirá ayuda a otros países para tratar de determinar las redes que pudieron asistirles. Interpol enviará un equipo; el presidente de EEUU, Donald Trump, ha prometido también asistencia. “Los informes de inteligencia (apuntan) que organizaciones terroristas extranjeras se encuentran detrás de los terroristas locales”, se afirma en un comunicado de la oficia del presidente esrilanqués, Maithripala Sirisena.

No está claro qué acciones exactamente se tomaron -si es que se tomó alguna- tras recibir la información. Tampoco si el presidente del país llegó a conocerla, aunque el Consejo de Seguridad responde ante el jefe de Estado. Sirisena estaba fuera de Sri Lanka cuando ocurrieron los atentados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *