Médico infectólogo: “Es cosa de tiempo para que en Chile tengamos más casos de Candida auris”

Luego de que hace algunos días las autoridades sanitarias confirmaran el primer caso en Chile de una persona colonizada por Candida auris, un peligroso hongo levaduriforme y que es capaz de provocar severas infecciones a nivel del torrente sanguíneo o en cualquier órgano humano, en diversos sectores del país cundió la preocupación. Más todavía cuando a nivel mundial se aprecia una expansión acelerada de este microorganismo del que en Asia y de América se han registrado varios brotes a nivel intrahospitalario que no han podido ser controlados del todo, debido a que éste no responde a los tratamientos antifúngicos tradicionales, porque —al igual que las superbacterias— es resistente a estos medicamentos.

“El caso dado a conocer en nuestro país corresponde al de un ciudadano de la India que anteriormente había viajado a su país para ser tratado por su diabetes y las complicaciones vasculares secundarias. Allí fue amputado y al regresar a Chile presentó nuevamente lesiones isquémicas en dos dedos del pie izquierdo, siendo atendido inicialmente en un centro privado y luego en un hospital público de Santiago. Ahí, luego de la amputación se tomaron cultivos del lecho de la amputación y de una úlcera plantar, aislándose e identificando —no sin dificultad— Candida auris, pero no como una infección sino como una ‘colonización’. Por ello no fue tratado con antifúngicos, pero sí se manejó con precauciones de contacto. Sin embargo, a esta persona se le realizaron nuevos cultivos que finalmente no arrojaron la presencia del hongo en su cuerpo”, explicó el médico infectólogo de la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso y especialista del Hospital Carlos van Buren Rodrigo Cruz.

Ante el escenario descrito, el médico infectólogo de la UV llamó a la calma, ya que en términos estricto en nuestro país no se ha producido un caso de infección, pero advirtió que es necesario tomar resguardos ante la eventualidad de que puedan detectarse más casos a futuro.

“Este es un peligroso hongo que puede trasmiterse al humano en el ambiente hospitalario a través de contacto con otras personas o por material contaminado, especialmente en aquellos que tienen algún material invasivo en su cuerpo, por ejemplo un catéter venoso central y que han sido sometidos a cirugias o antibioticos de amplio espectro. Probablemente vamos a tener más casos de Candida auris de aquí en adelante debido al uso poco racional de antimicrobianos y de antifúngicos, y porque cada vez son más las personas que viajan a lugares donde este microorganismo es un agente que ha aumentado en frecuencia. Estos paciente deben ser manejados de manera especial, para impedir que infecten a otros. Yo diría que, por lo mismo, es cosa de tiempo de que vayamos a tener su presencia en Chile con mayor habitualidad, aunque acotada a los hospitales de mayor complejidad”, precisó el doctor Cruz.

Para el especialista, hoy el gran problema relacionado con el Candida Auris es su identificación oportuna y la multiresistencia a los antifúngicos de uso común.

“No todos los laboratorios en Chile tienen las condiciones técnicas para identificar a este hongo. Sí para sospechar de él y mandar los cultivos a centros de referencia, de los cuales uno es el laboratorio de Micología de la Escuela de Medicina de la UV, además del ISP. Esto es importante, porque su detección temprana puede ser clave a la hora de salvar vidas”, concluyó el médico infectólogo Rodrigo Cruz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *