Diputado Longton y dirigentes de Quintero buscan revertir avance del proyecto de ampliación de muelle Oxiquim

Ayer se reunieron con el subsecretario para las Fuerzas Armadas para exponerle los nocivos efectos que la concreción de este proyecto traería para el medio ambiente y la salud de la población. Además, realizarán una presentación ante la Comisión Regional de Uso del Borde Costero para un nuevo pronunciamiento.

El diputado RN por el distrito 6, Andrés Longton, junto a representantes del Comité Consultivo de Usuarios del Hospital Adriana Cousiño de Quintero, del Sindicato de Pescadores S24 de la misma comuna, y del movimiento Mujeres de Zona de Sacrificio Quintero-Puchuncaví en Resistencia, llegaron hasta las oficinas del Ministerio de Defensa en Santiago para reunirse con el subsecretario para las Fuerzas Armadas, Juan Francisco Galli, con el fin de manifestar su rechazo a la construcción del nuevo muelle multipropósito de Oxiquim en el sector de Loncura, Quintero.

El proyecto -el cual cuenta con Resolución de Calificación Ambiental y se encuentra a la espera de la autorización de uso del borde costero por parte del Departamento de Asuntos Marítimos de la Subsecretaría de Fuerzas Armadas- requiere de una excavación de 20 metros de profundidad y 17 hectáreas, lo cual se traduce en la remoción de sustrato marino y arenas con alto contenido de metales pesados.

Longton sostuvo que dentro del análisis que permitió el avance de la propuesta, no se consideraron todos los antecedentes relativos a la afectación que su construcción tendría para el medio ambiente y la salud de los vecinos de la zona.

“Le manifestamos al subsecretario nuestro rechazo a la construcción del proyecto Terminal Multipropósito Oxiquim, dentro de cuyo análisis previo no se consideraron las implicancias medioambientales y el daño que puede provocar por la remoción del fondo marino que está sobrecargado de metales pesados, lo cual puede afectar aún más dicho ecosistema”, explicó el parlamentario.

Además, el diputado anunció que se encuentran preparando los antecedentes para realizar una presentación a la Comisión Regional de Uso del Borde Costero (CRUB) con el fin de que haya un nuevo pronunciamiento a nivel regional por parte de las autoridades. “Es necesario hacer un análisis mucho más exhaustivo del que se hizo anteriormente, para que este proyecto sea rechazado debido a las implicancias negativas que va a tener para esta zona que ya lleva más de 50 años siendo castigada por la instalación y ampliación de distintas empresas”, indicó Longton.

En la misma línea, el legislador expresó que “también le solicitaremos a la autoridad marítima que nos haga llegar el informe que remitió a la Subsecretaría de Fuerzas Armadas, señalando la conformidad respecto a las medidas de seguridad de este terminal, ya que queremos analizarlo en detalle para ver si se consideraron todos los antecedentes necesarios para tomar la decisión”.

Por su parte, los representantes de las organizaciones del sector se refirieron al daño ambiental que amenaza a la población, alcanzando episodios críticos en septiembre del año pasado. María Araya, presidenta del consejo consultivo del Hospital Adriana Cousiño de Quintero, declaró que “nosotros tuvimos y seguimos teniendo casos de niños intoxicados por sustancias volátiles, y de hacerse el movimiento de tierra que implica la construcción de este proyecto, esa situación puede acentuarse debido a que los vientos son variables. Además, el lugar donde se emplazaría este muelle hay una población: Loncura”.

“Tenemos un informe de la Universidad Católica de Valparaíso en donde se señala, es que el sector de la bahía que está más contaminado es precisamente en donde se busca remover 830.000 metros cúbicos de este sedimento que contiene cobre, selenio y molibdeno, el cual será vertido a 3 kilómetros de uno de los últimos caladeros que van quedando que es el lado de Farellones de Horcón, lo cual va a ser completamente perjudicial. Además, la ampliación del muelle significaría aumentar el tráfico en la bahía, lo cual es bastante complejo para nuestra seguridad”, agregó Hugo Poblete, presidente del Sindicato de Pescadores S24 de Quintero.

Finalmente, Katta Alonso, miembro del movimiento Mujeres de Zona de Sacrificio Quintero-Puchuncaví en Resistencia, manifestó que “quiero agradecerle al diputado Longton y al subsecretario por habernos recibido. De aquí nos llevamos varias tareas para ver si logramos revertir la situación del otorgamiento de las autorizaciones del proyecto de ampliación del puerto de Oxiquim”.

Ayer se reunieron con el subsecretario para las Fuerzas Armadas para exponerle los nocivos efectos que la concreción de este proyecto traería para el medio ambiente y la salud de la población. Además, realizarán una presentación ante la Comisión Regional de Uso del Borde Costero para un nuevo pronunciamiento.

El diputado RN por el distrito 6, Andrés Longton, junto a representantes del Comité Consultivo de Usuarios del Hospital Adriana Cousiño de Quintero, del Sindicato de Pescadores S24 de la misma comuna, y del movimiento Mujeres de Zona de Sacrificio Quintero-Puchuncaví en Resistencia, llegaron hasta las oficinas del Ministerio de Defensa en Santiago para reunirse con el subsecretario para las Fuerzas Armadas, Juan Francisco Galli, con el fin de manifestar su rechazo a la construcción del nuevo muelle multipropósito de Oxiquim en el sector de Loncura, Quintero.

El proyecto -el cual cuenta con Resolución de Calificación Ambiental y se encuentra a la espera de la autorización de uso del borde costero por parte del Departamento de Asuntos Marítimos de la Subsecretaría de Fuerzas Armadas- requiere de una excavación de 20 metros de profundidad y 17 hectáreas, lo cual se traduce en la remoción de sustrato marino y arenas con alto contenido de metales pesados.

Longton sostuvo que dentro del análisis que permitió el avance de la propuesta, no se consideraron todos los antecedentes relativos a la afectación que su construcción tendría para el medio ambiente y la salud de los vecinos de la zona.

“Le manifestamos al subsecretario nuestro rechazo a la construcción del proyecto Terminal Multipropósito Oxiquim, dentro de cuyo análisis previo no se consideraron las implicancias medioambientales y el daño que puede provocar por la remoción del fondo marino que está sobrecargado de metales pesados, lo cual puede afectar aún más dicho ecosistema”, explicó el parlamentario.

Además, el diputado anunció que se encuentran preparando los antecedentes para realizar una presentación a la Comisión Regional de Uso del Borde Costero (CRUB) con el fin de que haya un nuevo pronunciamiento a nivel regional por parte de las autoridades. “Es necesario hacer un análisis mucho más exhaustivo del que se hizo anteriormente, para que este proyecto sea rechazado debido a las implicancias negativas que va a tener para esta zona que ya lleva más de 50 años siendo castigada por la instalación y ampliación de distintas empresas”, indicó Longton.

En la misma línea, el legislador expresó que “también le solicitaremos a la autoridad marítima que nos haga llegar el informe que remitió a la Subsecretaría de Fuerzas Armadas, señalando la conformidad respecto a las medidas de seguridad de este terminal, ya que queremos analizarlo en detalle para ver si se consideraron todos los antecedentes necesarios para tomar la decisión”.

Por su parte, los representantes de las organizaciones del sector se refirieron al daño ambiental que amenaza a la población, alcanzando episodios críticos en septiembre del año pasado. María Araya, presidenta del consejo consultivo del Hospital Adriana Cousiño de Quintero, declaró que “nosotros tuvimos y seguimos teniendo casos de niños intoxicados por sustancias volátiles, y de hacerse el movimiento de tierra que implica la construcción de este proyecto, esa situación puede acentuarse debido a que los vientos son variables. Además, el lugar donde se emplazaría este muelle hay una población: Loncura”.

“Tenemos un informe de la Universidad Católica de Valparaíso en donde se señala, es que el sector de la bahía que está más contaminado es precisamente en donde se busca remover 830.000 metros cúbicos de este sedimento que contiene cobre, selenio y molibdeno, el cual será vertido a 3 kilómetros de uno de los últimos caladeros que van quedando que es el lado de Farellones de Horcón, lo cual va a ser completamente perjudicial. Además, la ampliación del muelle significaría aumentar el tráfico en la bahía, lo cual es bastante complejo para nuestra seguridad”, agregó Hugo Poblete, presidente del Sindicato de Pescadores S24 de Quintero.

Finalmente, Katta Alonso, miembro del movimiento Mujeres de Zona de Sacrificio Quintero-Puchuncaví en Resistencia, manifestó que “quiero agradecerle al diputado Longton y al subsecretario por habernos recibido. De aquí nos llevamos varias tareas para ver si logramos revertir la situación del otorgamiento de las autorizaciones del proyecto de ampliación del puerto de Oxiquim”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *