Campaña de vacunación contra la influenza 2019: Ponle el hombro al invierno

La influenza es una enfermedad contagiosa causada por el virus Influenza y que se transmiten desde una persona enferma al toser, estornudar o mediante las secreciones nasales. El virus influenza es responsable de infecciones respiratorias severas, que pueden causar complicaciones de gravedad.

Al año, miles de personas mueren en el mundo debido a la gripe y muchos requieren de hospitalización. Para prevenir las condiciones anteriormente mencionadas, es necesaria la vacunación anual contra este virus.

Además, la infección por el virus influenza puede conducir a complicaciones severas, como neumonías por otros agentes y empeorar problemas de salud ya existentes. En los niños también puede causar neumonía y dificultad respiratoria.

III. Grupos Objetivo 2019

– Embarazadas a partir de la 13ª semana de gestación.
– Niños y niñas de edades comprendidas entre los 6 meses a 5 años 11 meses 29 días.
– Adultos de 65 años y más. 
– Trabajadores de avícolas y de criaderos de cerdos. 
– Personal de Salud (en el sistema público y privado). 
– Enfermos crónicos entre 6 y 64 años, portadores de alguna de las siguientes condiciones de riesgo: 

– Diabetes.
– Enfermedades pulmonares crónicas, específicamente: asma bronquial; EPOC; fibrosis quística; fibrosis pulmonar de cualquier causa.
– Cardiopatías, específicamente: congénitas; reumática; isquémica y miocardiopatías de cualquier causa.
– Enfermedades neuromusculares congénitas o adquiridas que determinan trastornos de la deglución o del manejo de secreciones respiratorias.
– Obesidad Mórbida.
– Insuficiencia renal en etapa 4 o mayor.
– Hipertensión arterial en tratamiento farmacológico.
– Insuficiencia renal en diálisis.
– Insuficiencia hepática crónica.
– Enfermedades autoinmunes como Lupus; escleroderma; Artritis Reumatoidea, enfermedad de Crohn, entre otras.
– Cáncer en tratamiento con radioterapia, quimioterapia, terapias hormonales o medidas paliativas de cualquier tipo.
– Infección por VIH.
– Inmunodeficiencias congénitas o adquiridas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *