CHILE Y BRASIL DEFINEN A PENALES

BELO HORIZONTE.- Sólo los penales y los palos sacaron a Chile del Mundial de Brasil 2014, en los octavos de final. La «Roja» hizo un gigante partido ante los anfitriones, le empató 1-1 en el tiempo reglamentario y lo llevó a la serie desde los 12 pasos, donde la «Roja» falló más que el local aunque dio la pelea hasta el último lanzamiento.


Terminaron llorando los jugadores en la cancha. Desgarrados después de 120 minutos en los que silenciaron a un estadio que había sacado todo para una fiesta. Pero enmudecieron, porque Chile los hizo callar, con buen fútbol, entrega y despliegue físico.

Fue un gran partido el de esta «Roja». Si estuvo cerca de dejar fuera a los máximos candidatos. Si ese palo brasileño no hubiese devuelto el balón de Pinilla cuando se terminaba el partido. Si ese último penal de Jara hubiese entrado y no hubiera pegado en el vertical…

Pero bueno, claro la historia dirá que Chile otra vez se fue eliminada en octavos por Brasil. Pero esta vez fue distinto. Antes fue por goleada, bajando los brazos, pero este 28 de junio de 2014 quedará marcado no por el resultado final, sino que por lo que mostraron y entregaron los «guerreros» de Sampaoli.

Y pudo sobreponerse el equipo nacional, porque a los 18′ David Luiz marcaba la apertura de la cuenta. Los fantasmas de las anteriores eliminaciones aparecían otra vez, paseaban por el Mineirao.

Pero no, esta «Roja» siempre vende caras sus caídas y hay que matarla dos veces para que se entregue. Y lo supo Brasil, porque a los 32′ Alexis Sánchez sacó un puntazo mágico que devolvió la ilusión y la idea de que se podía, sí de que se podía encarar a los pentacampeones, a los locales, a los favoritos para llevarse «su» Mundial.

Sampaoli también puso lo suyo. Tras el entretiempo ordenó algunas piezas que estaban fallando y luego mandó al terreno a Felipe Gutiérrez para controlar aún más la salida del Scratch. Ese ingreso fue vital. A Brasil le costó salir y sólo vía balones largos se arrimaba al arco de Bravo que hizo un partido perfecto. Tapó todo tras el gol.

Para qué decir lo de Gary Medel. Increíble lo del Pitbull. Jugó casi desgarrado, debió ser sacado en camillas cuando se jugaba el segundo tiempo del partido, pero abandonó aleonando, fue conmovedor, tal como su llanto al final del partido. Desgarrador…

Cuando llegó el alargue como que parecía más entero Brasil. Varios en Chile denotaban cansancio, algunos acalambrados, pero eso se olvidó en los últimos 30 minutos. Jugaron igual, se fueron encima a ratos y aguantaron hasta los penales a un pálido y pobre Brasil, apostando sólo a los pelotazos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *