Bachelet: «No hay que ponerle velitas al programa, pero es lo que Chile necesita»

SANTIAGO.- La Presidenta Michelle Bachelet reafirmó su compromiso con sacar adelante su programa de Gobierno, señalando que es lo que el país necesita para poder avanzar hacia una democracia más estable y para mejorar las oportunidades.

«El programa es básico. No se trata de ‘ponerle velitas’, pero representa lo que Chile necesita para que podamos seguir avanzando en una democracia más estable, más desarrollada, hacia un país con más oportunidades, que nos permita también crecer en la economía. Para mí es un tema de justicia, pero también tiene un factor económico de desarrollo del país».

Añadió que el programa –que incluye, entre otros puntos, una reforma educacional y tributaria– «se armó desde la base, no fue hecho por un grupito de expertos en la oficina» y remarcó que «para recuperar la confianza en las instituciones, hay que cumplirle a la gente lo que uno dijo».

Consultada sobre cuáles son las principales amenazas que ve para poder cumplir con su programa, considerando que tiene un gran respaldo ciudadano y mayoría parlamentaria, Bachelet apuntó a la «impaciencia» y «desconfianza» que hay en algunos sectores.

«Hay sectores que sienten que los cambios tienen que hacerse de un día para otro. Pero la realidad es que requieren de un proceso legislativo, asegurar bien el financiamiento. Incluso en muchos de ellos no basta con tener una ley aprobada (…) El problema sería que las expectativas estén más dominadas por la impaciencia o por la desconfianza. Porque hay sectores que no confían, creen que no vamos a cumplir el programa de gobierno», señaló.

Su hijo encabezará las fundaciones de la Primera Dama

La Presidenta también anunció que, ante la ausencia de Primera Dama, será su hijo Sebastián Dávalos quien encabezará las siete fundaciones que están a cargo de esa figura: Integra, Tiempos Nuevos, Orquestas Juveniles, Chilenter, Artesanías de Chile, Promoción y Desarrollo de la Mujer y Fundación para la Familia.

La Mandataria aclaró que su hijo –quien es cientista político– realizará la tarea «absolutamente ad honorem, sin beneficio de ningún tipo», sino que «sólo busca acompañarme y demostrarme su apoyo». Detalló que su esposa, Natalia Compagnon, permanecerá en su trabajo para ser la «proveedora» durante estos cuatro años.

Respecto de su decisión de mantener el logo introducido en el gobierno de Sebastián Piñera, Bachelet explicó que «cada cambio de logo cuesta varios millones de dólares».

En la línea de la austeridad, indicó que también se van a revisar los salarios, «puesto que nos hemos encontrado con algunos enormes, recibidos por asesores, más altos que los de subsecretarios y ministros; así que vamos a ordenar la casa, de manera que se hagan los gastos que correspondan, pero con austeridad».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *