Nave rusa regresa a la Tierra con la antorcha de los JJ.OO. de Invierno de 2014

La nave Soyuz TMA-09M, con tres tripulantes a bordo y la antorcha de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi 2014, regresó esta madrugada con éxito a la Tierra.

El módulo de descenso de la Soyuz, que trajo del regreso al planeta al ruso Fiodor Yurchijin, a la estadounidense Karen Nyberg y y al italiano Luca Parmitano, aterrizó en las estepas de Kazajistán, según informó el Centro de Control de Vuelos Espaciales, (CCVE) de Rusia.

Los tripulantes de la Soyuz cumplieron una misión de casi cinco meses en la Estación Espacial Internacional (EEI).

A penas fue evacuado de la cápsula, Yurchijin entregó la antorcha a representantes de comité organizador de la cita deportiva.

El periplo espacial de la antorcha olímpica que encenderá el pebetero de Sochi comenzó el pasado jueves, cuando los tripulantes de la nave Sozuyz TMA-11, el ruso Mijaíl Tiurin, el estadounidense Rick Mastracchio y el japonés Koichi Wakata, la llevaron a la EEI.

El pasado sábado los cosmonauta rusos Oleg Kótov y Serguéi Riazanski efectuaron una caminata espacial en el curso de la cual realizaron un relevo olímpico simbólico con la antorcha, que durante los cinco días que permaneció en el espacio no fue encendida en ningún momento por razones de seguridad.

El jefe del programa ruso de vuelos espaciales pilotados, Alexéi Krasnov, declaró hoy que los deportistas rusos que más destaquen en los Juegos de Invierno de Sochi serán invitados al cosmódromo de Baikonur para presenciar el lanzamiento de una nave tripulada.

El relevo olímpico en tierra será más largo de su historia, ya que en total la antorcha recorrerá más de 65.000 kilómetros a manos de 14.000 relevistas a través de 130 ciudades de las 83 entidades federadas que componen la Federación Rusa.

La antorcha de Sochi inició su singladura el pasado 6 de octubre en la Plaza Roja, donde fue encendida por el presidente Vladímir Putin, y, entre otros lugares, se sumergirá en Siberia en el lago más profundo del planeta, el Baikal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *